Covid 19: solo tenemos a mano la prevención

Aunque los expertos concluyen que el virus está lejos de irse de nuestras vidas, para el año 2021 el desafío mundial se centra en la vacunación masiva. Latinoamérica y Venezuela no escapa de esta realidad.

La organización mundial de la salud, en un informe presentado en noviembre pasado, indicaba que la vacunación en Latinoamérica se tornaba cuesta arriba, que solo su aplicación al 20% de la población suponía una inversión de 2.000 millones de dólares, por ello han anunciado planes de acceso gratuito a los países más pobres de la región.

Aunque muchos países han anunciado la vacunación antes que finalice el 2020, en Latinoamérica se espera que ese proceso inicie el próximo año, incluso en el primer trimestre 2021, con las diferencias propias de cada país.

Los reportes y boletines sobre el comportamiento del virus que se generan en Europa y los Estados Unidos no son nada alentadores. En ambos se han registrado incrementos en las curvas de contagios y personas fallecidas, al punto que algunos aseguran la llegada de una segunda oleada, muy intensa, de contagios, con impredecibles consecuencias.

En este contexto la prevención es la mejor herramienta con la que contamos para evitar la enfermedad, ya que hasta ahora, tampoco tenemos un medicamento que sea eficaz contra el SARS-CoV-2.

Por eso queremos hacerles llegar información útil, generada por la Organización Mundial de la Salud, para la prevención del contagio con este virus y el posterior desarrollo de la enfermedad:

Normas elementales de prevención:

Protéjase a sí mismo y a los demás contra la COVID-19

Si la COVID-19 se propaga en su comunidad, manténgase seguro mediante la adopción de algunas sencillas medidas de precaución, por ejemplo, mantener el distanciamiento físico, llevar mascarilla, ventilar bien las habitaciones, evitar las aglomeraciones, lavarse las manos y, al toser, cubrirse la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo. Consulte las recomendaciones locales del lugar en el que vive y trabaja. ¡Hágalo!

Qué hacer para mantenerse y mantener a los demás a salvo de la COVID-19

  • Guarde al menos 1 metro de distancia entre usted y otras personas, a fin de reducir su riesgo de infección cuando otros tosen, estornudan o hablan.
  • Mantenga una distancia aún mayor entre usted y otras personas en espacios interiores. Cuanto mayor distancia, mejor.
  • Convierta el uso de la mascarilla en una parte normal de su interacción con otras personas.

Indicaciones básicas sobre la manera de ponerse la mascarilla:

Lávese las manos antes de ponerse la mascarilla, y también antes y después de quitársela.

  • Asegúrese de que le cubre la nariz, la boca y el mentón.
  • Indicaciones específicas sobre el tipo de mascarilla que se ha de usar, y en qué circunstancias, en función de la magnitud de la circulación del virus en el lugar en que usted vive, el lugar al que se dirige y quién es usted.

Utilice una mascarilla de tela, a menos que pertenezca usted a un grupo de riesgo determinado. Esto es especialmente importante cuando no pueda mantener la distancia física, en particular en entornos de aglomeraciones y en interiores poco ventilados.

Utilice una mascarilla médica/quirúrgica si:

  • Es mayor de 60 años
  • Tiene enfermedades preexistentes,
  • Se siente mal y/o
  • Está cuidando a un miembro de la familia enfermo.

Cómo reforzar la seguridad de su entorno

  • Evite las 3 “C”: espacios cerrados, congestionados o que entrañen contactos cercanos.
  • Se han notificado brotes en restaurantes, ensayos de coros, clases de gimnasia, clubes nocturnos, oficinas y lugares de culto en los se han reunido personas, con frecuencia en lugares interiores abarrotados en los que se suele hablar en voz alta, gritar, resoplar o cantar.
  • Los riesgos de contagio con el virus de la COVID-19 son más altos en espacios abarrotados e insuficientemente ventilados en los que las personas infectadas pasan mucho tiempo juntas y muy cerca unas de otras. Al parecer, en esos entornos el virus se propaga con mayor facilidad por medio de gotículas respiratorias o aerosoles, por lo que es aún más importante adoptar precauciones.
  • Reúnase al aire libre. Las reuniones al aire libre son más seguras que en interiores, en particular si los espacios interiores son pequeños y carecen de circulación de aire exterior.

Evite lugares abarrotados o interiores, pero si no puede, adopte las siguientes precauciones:

  • Abra una ventana. Aumente el caudal de ‘ventilación natural’ en los lugares cerrados.
  • La OMS ha publicado Preguntas y respuestas sobre la ventilación y el aire acondicionado, tanto para el público en general como para las personas que gestionan espacios y edificios públicos.
  • Utilice una mascarilla (para información más detallada, véase más arriba).
  • No olvide las normas básicas de la buena higiene
  • Lávese periódica y cuidadosamente las manos con un gel hidroalcohólico o con agua y jabón. Esto elimina los gérmenes que pudieran estar en sus manos, incluidos los virus.
  • Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca. Las manos tocan muchas superficies en las que podrían coger el virus. Una vez contaminadas, pueden transportar el virus a los ojos, la nariz o la boca. Desde allí el virus puede entrar en el organismo e infectarlo.
  • Al toser o estornudar cúbrase la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo. Luego, tire inmediatamente el pañuelo en una papelera con tapa y lávese las manos. Con la observancia de buenas prácticas de ‘higiene respiratoria’ usted protege a las personas de su entorno contra los virus causantes de resfriados, gripe y COVID-19.
  • Limpie y desinfecte frecuentemente las superficies, en particular las que se tocan con regularidad, por ejemplo, picaportes, grifos y pantallas de teléfonos.

Fuente: OMS / https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public

Por ello, a pesar de la flexibilización, es conveniente mantener vigilancia extrema en el cumplimiento de las medidas de bioseguridad. Mascarilla, distanciamiento social y lavado frecuente de manos, brazos, rostro, así como limpieza y desinfección de tapabocas, lentes y máscaras de vinilo, son, por lo pronto, nuestros mejores aliados.